Quiero vivir en un mundo en paz y lleno de amor

Quiero mostrar mi tristeza ante los atentados de Barcelona, ante los actos supremacistas en Estados Unidos, ante la muerte de niños en Siria y tantas y tantas injusticias que están sucediendo estos días en este maravilloso mundo en el que vivimos.  Y para reivindicar desde aquí un mundo en paz y lleno de amor.


Que el mundo no es justo hace tiempo que lo sé e intento no juzgar los hechos que me acontecen o acontecen en el mundo porque nunca sé si visto con perspectiva, con tiempo, eso fue lo mejor que pudo sucederme o suceder.

 

¡Quién soy yo para juzgar! 


Juzgar solo nos lleva a sufrir, a resistirnos a lo que está sucediendo y por tanto, irremediablemente al resistirnos estamos condenados a volverlo a repetir una y otra vez. Como digo, todo es perfecto como es, porque lo que es tiene derecho a ser tal y como ha sido. Pelearnos con la realidad no nos lleva más que a sufrimiento. ​​

Hace unos años yo era una persona que tendía a juzgar mucho y sobre todo, me afectaban mucho las injusticias, me dolían en el alma y no las entendía. Me hacía daño verlas en televisión y por eso hace 3 años decidí no ver los telediarios para no dejarme influenciar por la corriente de miedo. Sin embargo, estos días que estoy más sensible por mi embarazo y estoy haciendo más reposo por una molestia en las costillas, he puesto los telediarios y he podido vivir el horror de los atentados en Barcelona desde la pantalla de televisión. 

No he podido evitar sentir tristeza y rabia antes estos actos de barbarie y de inhumanidad, de odio y de desprecio por la vida humana. Aunque he evitado todo juicio, la tristeza me inundó. Sentir tristeza y rabia no es malo, a veces es necesario para tomar acción, para avanzar hacia donde queremos ir. El dolor que produce el juicio es lo que es evitable. Pero todavía he sentido más tristeza cuando he visto la reacción de muchas personas, tanto conocidas, como desconocidas que a través de las redes sociales han empezado a lanzar mensajes de odio, racismo, intolerancia… 

 


Os dejo aquí el vídeo de una compañera de profesión Hana Kanjaa, coach y domadora del miedo, que es musulmana y ha querido dejar su grito de ¡Basta ya!

He visto lo fácil que es perder la armonía ante un hecho así y dejarse llevar por el miedo para llegar al ODIO 

Sin embargo, algo internamente me dice que la única forma de combatir la separación, el odio y fanatismo de estos grupos minoritarios (Estado Islámico, Supremacistas, Ku Klux Klan…) es a través del AMOR y la PAZ interior. ¡No a través del juicio, del miedo o del odio! 


Visualizar un mundo en PAZ y sentir al mismo tiempo tu propia PAZ interior me parece la mejor forma de empezar a cambiar el mundo.

 

Entre todos podemos elevar la frecuencia vibratoria del planeta a favor de la PAZ. Según las tradiciones orientales y el Ho’Oponopono, hoy respaldadas por la física cuántica, la repetición sistemática de pensamientos, músicas, palabras o mantras, crea medios propicios que facilitan la concreción de los objetivos mentalizados.  
Si cada vez somos más personas vibrando en la frecuencia del AMOR y la PAZ, con ello estamos ayudando al resto del mundo a vibrar en esa misma frecuencia y cuando seamos la suficiente masa crítica el mundo entrará en PAZ. 


¿Piensas que si nadie tuviera pensamientos de GUERRA existirían las guerras? 


Imagina por un momento que nadie albergará emociones de miedo, odio o separación y que todo el mundo sintiera amor y paz interior. ¿En qué mundo viviríamos? 

Éste es el mundo en el que me gustaría vivir y que me gustaría legar a mi hija, que está a punto de nacer. Un mundo de unión, paz y amor. Un mundo donde todos somos importantes, nadie es más que nadie por el hecho de haber nacido en un país u otro, bajo una religión u otra, donde se respetan los derechos de todas las personas, también de los niños y donde se vive desde el amor y la unión. 


¿Imaginas un mundo así? 


Si lo imaginas y quieres empezar a cambiar el mundo, empieza por cambiar tus pensamientos y tus palabras para vibrar en la frecuencia del amor y la paz todo el tiempo.

¡Puedes usar este mantra: El mundo está en paz y yo también! 

6 comentarios
  1. José Antonio
    José Antonio Dice:

    Precioso texto y video Isabel que comparto contigo al 100×100.
    Espero y deseo que tu hija conozca un mundo de más amor y menos rencor.
    Un fuerte abrazo

    Responder
  2. elena
    elena Dice:

    El odio no constuye. Nunca aporta soluciones sino genera más problemas y desata lo peor de los intricados mecanismos de defensa errónea que tantos manejan. Gracias por tu post, Es hermoso, veraz y ayuda a clarificar ideas. Un abrazo

    Responder
    • Isabel Corell
      Isabel Corell Dice:

      Sí, Elena. Estoy completamente de acuerdo con lo que dices. El odio nunca es la solución, solo un mecanismo de defensa. Gracias por pasarte por aquí y por dejarme tu comentario. Un abrazo muy fuerte y mucho amor y paz.

      Responder
  3. Juanita
    Juanita Dice:

    Isabel gracias por compartir el vídeo de tu amiga musulmana,,, y sii hace un par de años sentí muy similar a ella,, cuando leí un artículo en redes sociales sobre los latinos delincuentes que llegaban a España ,,,,,sentí también que tras ello, había racismo, credo, creencias y prejuicios, sentí también tristeza y mucha rabia,,,, ahora gracias a dios y a ti isabel, solo me optar por el amor, La Paz y no a los prejuicios de un pueblo entero por un pequeño grupo minoría. Gracias un gran saludo y abrazo desde Chile.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.